El SOL y MITRA (La Estrella Oscura)

por Greg Jenner

 Sol and Mithras

 

Durante muchos años he concordado con Andy Lloyd que la Estrela Oscura, en el perihelio, adquiere una apariencia alada. De acuerdo a mi investigación, esto también puede ser dicho ara el dios romano Mitra también adornado con una apriencia alada mientras combate a su contraparte el Sol. (Ver imagen a la derecha)

De modo que con este contexto en la mente ¿es posible decir que Mitra es en verdad nuestra compañera bnaria?

Pare responder a esta pregunta, veamos abajo:

De su libro Los Misterios de Mitra (The Mysteries of Mithras) ©2005 el autor Payam Nabarz nos dice:

“El nombre Mitra…tiene tres significados en parsi: amor. Sol, y amigo. Posiblemente aquí en el nombre yace la llave a todo el misterio mitraico. La divinidad es vista como el Sol, o la luz solar… Más importantemente, es un amigoalguien que camina con nosotros, lado a lado en amistad. Mitra es el amado, con el cual los magos buscan la unidad.” Pág. 5

La cira superior es si duda muy interesante  al establecer que los magos querían buscar la unidad con este sol. Sin duda Mitra era “el sol de los magos” al que se refieren los tiempos bíblicos.

Lo que es más, Mitra fue elevado a poseer cualidades similares al Sol y por mucho tiempo ellos se hallan en batalla:

 

“La batalla entre Sol y Mitra tiene como resultado que Mitra invada al sol planetario y se convierta en el Sol Invencble. Sol se arrodilla frente a… (Mitra) mientras Mitra coge a la constelación Osa (la Osa Menor) en una mano. Esto enfatiza su poder como un dios estelar, uno que mueve el polo cósmico tanto como para generar la precesión de los equinoccios. Mitra y Sol entonces devienen amigos y estrechan sus manos.”  Pág.25

Con este pasaje es factible argüir que Mitra (nuestra Compañera Binaria) y el Sol estuvieron cerca uno del otro, al menos una vez en el pasado distante del sistema solar, generando un revuelo celestial.

Después de la violenta experiencia, Mitra y Sol llegaron a un entendimiento, se puede decir, con Mitra eventualmente continuando en los límites externos del sistema solar.

(Es también interesante notar que Mitra, la Estrella Oscura, se asocia con la constelación Osa Mayor, durante esta ‘observación’, una asociación también sugerida por la interpretación de los versos bíblicos de Zecharia Sirchin, en relación al tránsito en perihelio de Nibiru. Andy)

La descricpción de la elípticamente elongada órbita de Mitra puede ser encontrada en este pasaje de la ‘Liturgia de Mitra’:

“Soy una estrella vagando contigo, y brillando más allá de la profundidad.” Papiro mágico griego, aprox. 350 d.C.

Sumando todo, existe suficiente apoyo evidencial en el libro de Payam Nabarz (El Misterio de Mitra) para concluir que Mitra es nuestra binaria compañera enana, una deidad celestial adorada por los antiguos persas y romanos, capaz de traer un nuevo ciclo cósmico y de cerra el antiguo.

 

 

Escrito por Greg Jenner, 2008

Abbotsford, B.C. Canada  

Greg Jenner Index

Translated by Vento do Ceu ventodoceu@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Andy Lloyd escribe: Mitra y el Sol son siempre retrados como como entidades aparte en la iconografía mitraica. Sin embargo, esta regla de hierro es rota a menudo, con Mitra identificado con el Sol, a guisa de ‘Sol Invicto’. De modo que. Es bastante responsable suponer que los mitraistas creían sin duda en la existencia de dos soles. Los escolásticos mitraicos que esto no es tan inusual como puede parecer (1).

El pensamiento platónico incluye la idea de dos soles. El familar Sol es complementado por un sol adicional ‘hipercósmico’, el cual se localiza en la esfera de las estrellas fijas. Este antiguo entendimiento puede ser una muy simple interpretación de la órbita distante de un ‘Sol’ enano café muhco más allá de la esfera de los planetas conocidos.

Los caldeos tomaron el concepto de un sol hipercósmico de manera totalmente literal. De acuerdo a Juliano, el ‘sol’ viaja “en los cielos sin estrellas más allá de la región de la estrellas fijas” (2). Tal comprensión se refelja en las enseñanzas zoroastrianas, aunque esta conección puede no ser del todo cierta. Más crucialmente, de acuerdo a Hans Lewy;

"Los caldeos distinguieron entre dos ardientes cuerpos: uno poseía la naturaleza noética y el sol visible. El anterior era mencionado como el conductor del segundo. De acuerdo a Proclus, los caldeos llamaron el ‘mundo solar’ ubicado en la región supramundana ‘luz total’. En otro pasaje, este filósofo afirma que el sol del supramundo era conocido por ellos ‘de tiempo en tiempo’…” (3)

Si Mitra es en verdad la Estrella Oscura, como Greg y yo estamos de acuerdo, entonces esta Deidad persa, adoptada por los romanos, está asociada con un segundo sol, existente en un muy real  sentido espacial, más allá del sistema solar conocido. Mitra aparece, nacido de una roca, con una antorcha. Este ‘perihelio’ visible está asociado con el Toro, o la constelación Tauro, en la iconografía mitraica. Esto ubioca el perihelio de la Estrella Oscura, como fue comprendida (y quizá vista en la actualidad) en la erea greco-romana, con firmeza dentro de Tauro.

Finalmente, aquí hay otra cita inusual atribuible a los magos caldeos, la cual puede también mostrar una conección entre la aparición visible de la Estrella Oscura, y la constelación de Leo, la cual entonces, con Tauro, nos proporciona dos marcas para el transito de perihelio:

"Si lo invocas a menudo [Leo]entonces cuando ya no es más visible ahí la Cámara del Cielo, cuando las Estrellas han perdido su luz, la lámpara de la Luna está velada, la Tierra se halla desguarecida, y a su alrededor hay dardos de la flama luminosa, entonces todas las cosas aparecerán a ti bajo la forma de un León”. (énfasis de Andy) (4)

 

Andy Lloyd, author of 'Dark Star' and 'Ezekiel One', 4th October 2008

References:

(1)  David Ulansey "Mithras and the Hypercosmic Sun", John Hinnells, (Ed) 'Studies in Mithraism' 1994, pp257-64

(2) W.C. Wright (Trans.) 'Julian', Cambridge: Harvard University Press, 1962, p405

(3)  Hans Lewy "Chaldean Oracles and Theurgy" 1978, pp151-2

(4)  In the Introduction to W.W. Wescott, "The Chaldaean Oracles'