Carl Sagan y el Voyager

 

Investigando los varios aspectos de esta teoría, encontré un interesante pasaje en un último libro que Carl Sagan co-escribió con su esposa Ann Druyan, intitulado ‘Comet’ (1). Durante su discusión en relación a las periódicas extinciones en la Tierra, y de por qué esto podría tener causas astropnómicas, llegaron a la idea de la estrella oscura, un cuerpo que denominaron ‘la Estrella de la Muerte’. Su libro fue publicado en 1985:

“La mayoría de la estrellas en el cielo son miembros de sistemas binarios o múltiples. En un típico sistema binario, dos esytrellas separadas por algunas UA bailan un fandango gravitacional estacionario.  A menudo las estrellas se hallan más separadas. En algunos casos vemos dos estrellas atadas gravitacionalmente a la otra, pero separadas por 10.000 UA. AL menos el 15% de las estrellas en el cielo parecen tener una compañera a esta distancia.

La estrella más cercana a nuestro propio sistema, alfa centauro, a 4.3 años luz, es una estrella doble con un tercer sol, una pequeña y distante compañera llamada Próxima Centauri, a 10.000 UA de las dos más brillantes.

A menudo la estrella compañera es muy débil, lo que sugiere que puede aun haber muchas sin ser descubiertas y bastante separadas binarias. Es posible que la mayoría de las estrellas en la Galaxia sean tan débiles que los astrónomos las llamen enanas cafés o nagras. Las compañeras más distantes pueden ser de esta clase.

El sistema solar parece ser una excepción. Desconocemos una compañera del Sol. Pero si no fuese una excepción, si el Sol tuviera una estrella invisible en una órbita específica, entonces el reloj de la extinción puede ser comprpendido nuevamente.” (1)