Amuletos Nibiruanos

  Nibiruan Amulets

Considero esta página como una adición especial al sitio de la Teoría de la Estrella Oscura. He venido investigando Nibiru durante varios años, y he propuesto variadas ideas que han, como un todo, capturado la imaginación de lectores hambrientos de encontrar más acerca del décimo, hasta ahora, no descubierto ‘planeta’ en nuestro sistema solar.

Entre mis hallazgos está la idea que Nibiru es una enana café, una estrella fallida capaz de emitir apenas una pálida luz rojiza, pero cuya gravedad y emisión de energía infrarroja es suficiente para entibiar sus satélites habitables.  Estas lunas al parecer son 7, y las infrecuentes pasadas de Nibiru  por su  perihelio están asociadas con el ‘retorno de los dioses’.  Cuando Nibiru está lo más cerca del Sol, ambos cuerpos se excitan mutuamente. La enana café, en particular, se re-enciende por el despertar de sus brasas y ‘flamea’ con una luz rojiza. La descarga coronal emitida es entonces empujada hacia atrás por la acción del Viento Solar, ¡dando la apariencia de alas flamígeras cuyo vuelo está dirigido hacia el Sol!                        

Nibiru, un ‘planeta’ varias veces el tamaño de Júpiter, posee una magnetosfera signifcante, y su encendida aura hacia atrás puede aparecer  como de varias veces el tamaño del disco solar en los cielos, enanizando el verdadero disco planetario de la enana café. 

Esta aparición es el clásico ?Disco Alado’, un creciente (forma de luna creciente) acompañado por 7 estrellas (sus lunas) que orbitan al rojo disco central.

Mi otra propuesta principal es que Nibiru apareció durante el período greco-romano, más específicamente señalando el inicio de nuestra era moderna. He mostrado que el encendido creciente y las 7 estrellas han sido graficadas al lado de representaciones paganas del dioshombre crucificado, lo que imllica que la muerte y renacimiento del ‘Señor Celestial’ de Mesopotamia proveyó la fuente para el surgimiento del Cristianismo Original y otros cultos similares en el tiempo (ver Darkstar9 ).

Mi continua búsqueda me ha llevado ahora a una serie de empolvados tomos conocidos como ‘Símbolos Judíos del Período Greco Romano’ por  Erwin R. Goodenough (publicados en 1953 por Bollingen Foundation Inc por Pantheon Books de Nueva York).  El Volumen III contiene una miríada de ilustraciones, la mayoría de las cuales no incumben a mi estudio particular. Sin embargo, hay una cantidad de amuletos incluídos que son de una tremenda importancia, y considero a éstos ser particularmente persuasivos. Los presento ahora e invito a comentarlos.  Para aquellos que deseen considerar los orígenes del simbolismo de forma más profunda, recomiendo la página previa ‘Símbolos Nibiruanos’ (ver Darkstar17), o que obtengan mi manuscrito 'Winged Disc: The Dark Star Theory'. N.B. The numbers included in the following images pertain to the references in the book's text:

Amuleto (1204).


El creciente se muestra rodeado por un císculo de 7 estrellas, evidentemente previniéndonos de concluir que representa ya sea la Luna creciente en las Pléyades o la constelación Corona del Norte. Asumo que las letras son griegas, y son iota alfa omega. Esta combinación de letras aparece una y otra vez en estos amuletos, y  sería bienvenido un  input de  quién conozca de la antigua Grecia y me pueda clarificar su signifcado.

 


 

Amuleto (1114).


 El creciente y las 7 estrellas ahora se hallan asociadas con la constelación Leo. He presentado evidencia que una gráfica similar en un monumento en Turquía nos puede permitir fechra la aparición de Nibiru alrededor del 2 AC, y que tal evento se conectó  con el esperado ‘retorno de los dioses’ (ver  Darkstar16). La combativa y empiernada serpiente engrifada también aparece en varios otros amuletos, y se asocia con las mismas letras griegas, vistas aquí como en un espejo.



 

Magnetita (1184). Museo Británico.


Resulta un tanto dificultoso observar los detallles de este pequeño artefacto. Sin embargo, son evidentes las 7 estrellas, junto con el creciente. Sospecho que se trata de una visión de espejo, y que el animal es un león, otra vez representando a Leo. Pero, el detalle sobre la cabeza del león está lejos de ser claro. 
 
 

 

 


Hematita (1159) Museo Real de Arqueología en Ontario, Toronto. 


La engrifada serpiente con piernas aparece aquí con las 7 estrellas, pero el creciente es menos aparente. El reverso parece mostrar una divinidad, también bastante común en estos amuletos, y sospecho que esto indica una posición cercana a Sirio (Isis, Afrodita).    

                                                              Para comparar, la fig. 5 en el libro grafica “Afrodita o Astarté, Beit Jibrin, Palestina” cuyo tocado de baceza, o halo, contiene un semi-círculo de 7 estrellas.

 


 
 
 
 

Hematita (1176)  Museo Británico.


Pienso  que esta es posiblemente la mejor representación de Nibiru que haya salido de tan lejos a la luz.  Dirigiendo la atención hacia imagen dellado derecho, se hace claro un disco celeste. Hay un par de alas flamígeras que emanan de este disco, yhay 7 ‘espolones’ que completan este pájaro de fuego celeste. Sobre Nibiru está la serpiente cósmica kosmokrator  o Chnoubis (see Darkstar17),  con 7 rayos que emanan de él, en esta ocasión, con cabeza de ave.

El número de estrellas que rodean a la serpiente cósmica son menos claras,  pero el 7 parece una apuesta aceptable. ¿Es entonces Nibiru visto como el Huevo Cósmico, o Chnoubis? También parece haber 4 líneas onduladas que escapan horizontalmente de la imagen inferior de Nibiru, concordando con la moneda romana destacada en Darkstar9
 
 

 

 

Amuleto (1134)


Aquí está Chnoubis en una fomra más tradicional. Nótese la cabeza Leonina que aparece sobre los rrollos de la serpiente cósmica. La cabeza del León  podría señalar la naturaleza real de la Estrella Mesiánica, o simplemente su aparición inicial en Leo. 

La coluda serpiente cósmica implica una vuelta escondida en los cielos antes de su aparición perihelional; la serpiente oscura que se mueve invisible a través del abismo cósmico durante la mayor parte de la órbita cometaria de Nibiru.  N´çotese los 7 rayos triangulares que irradian desde la cabeza de Chnoubis.

 

 


Hematite (1158) Museo Británico.


Este destacable artefacto contiene un festín de símbolos. El creciente y las 7 estrellas son evidentes con claridad en la izquierda, y una imagen compleja sobre el creciente parece graficar a Nibiru mismo, con la resplandeciente deidad que parece ser el divino infante Harpocrates. De nuevo, las 4 líneas onduladas se dejan ver entre Nibiru y el creciente.  ¿Qué se hace con la imaginería que lo rodea? 

Mi sensación es que estos tríos de fauna representan constelaciones antiguas, y quizá nos señalan el paso de Nibiru por los cielos. Sin embargo, estoy abierto a sugerencias en este tópico.

El grabado del lado derecho parece ser  Afrodita/Isis, parada bajo un disco alado creado con querubines.  Los pilares a cada lado de la deidad son algo común en la arqueo-astronomía, y fueron empleados en muchos templos antiguos para alinearlos con estrellas, solsticios, etc.  Su función aparente en este caso es capturar visualmente la ubicación precisa de Nibiru, el Disco Alado, durante su perihleio cerca de Sirio.
 

 

Amuleto (1170)


Esta imaginería es casi de naturaleza demoniaca, y varía un tanto de las imágenes previas que he citado. La imagen de la mano izquierda muestra una deidad hombre-pájaro atrapada entre dos pilares, y asociado de nuevo con iota alfa omega (reflejo especular). Esta vez se halla rodeado por un auroboros. A la derecha están las ahora familiares 7 estrellas, pero en esta ocasión asociadas con una imagen más disturbiadora.

Es posible que esto aluda a la demonización de la aparición celeste de Nibiru, como se grafica en Apocalipsis (Book of Revelation). Parte del esfuerzo para anular las antiguas enseñanzas Gnósticas y del Cristianismo Original involucraron esta clase de demonización del simbolismo herético.
 

 

La Menorah


Menorah como parte de una sinagoga, Dura (603)Museo Arqueológico, Damasco.

Incluí esta imagen de un Menorah, candelabro de 7 brazos empleado en el trabajo judío, para atrapar la atención del lector hacia la destacable similitud entre esto y la imaginería explorada arriba. Las 7 luces del Menorah bien podrían representar una comprensión antigua de las 7 lunas de la estrella oscura, mientras su forma denota las propiedades orbitales de esas lunas. Lo que resulta en particular interesante en esta imagen es la inclusión de una prominente estrella central en el cuerpo del Menorah, completada con una selección de formas de creciente.

De acuerdo a Judy Kennedy, el término “Memorah” tiene relación con los siete “men-horac”, que significa sacerdotizas de la luna. ¿Si esta era simbólico de las Pléyades, (el grupo estelar de las ‘Siete Hermanas’), entonces porqué denotarlas como diosas lunares? Esta una excitante pieza de información, ya que enlaza las 7 velas del Menorah con lunas. Esto implica simbolismo de la Estrella Oscura.

Ref:   J. Kennedy "Beyond the Rainbow" p199, Infinity 2004  (“Más Allá del Arcoiris”)

 


 

Hematita Siria enlaza Chnoubis con el Fénix

Este amnuleto mágico contiene una interesante imaginería, incluyendo al Fénix adornado con 7 rayos:
 

 

Símbolo de Chnoubis.
Hematita.  Erecta oblonga con esquinas redondeadas,      32 x 16 x 3 mm. De Siria

 

Fénix  con 7 rayos alrededor de la cabeza,         de pie sobre un huevo que descansa en un altar hecho de una sola columna que soporta un tope ancho. Arriba, un escarabajo; a cada ladfo, un ave en descenso, un escorpión, una cobra; un cocodrilo bajo el altar.

Chnoubis enlaza directamente aquí con el Fénix de 7 rayos, y los símbolos animales que rodean el pájaro de fuego son fuertemente sugestivos de constelaciones. Gracias a Randy Palmer por proporcionar esta información. Este amuleto se halla en una colección de la Biblioteca Médica de Taubman, y el link siguiente aporta mayores ejemplos de estos ‘encantos mágicos’:      

                      http://www.lib.umich.edu/taubman/amulets/group2.htm

Bonner, C. "Studies in Magical Amulets" Ann Arbor: University of Michigan Press, 1950

 

Written by Andy Lloyd, author of 'The Dark Star' (2005), 'Ezekiel One' (2009) and 'The Followers of Horus' (2010)

 © 2001, y revisado el 20 de Mayo 2005, 18 de Enero 2005

Translated by Enrique Pérez Porter  ventodoceu@hotmail.com

Dark Star Theory in Spanish